Poco más de 260 personas, trabajadores del Poder Judicial del Estado, así como visitantes, fueron desalojados de las instalaciones en tres minutos, después de que se recibió un llamado al C-4 alertando de un posible artefacto explosivo.

Las autoridades competentes, elementos de bomberos, Policía Estatal y Municipal, aplicaron el protocolo de seguridad y se revisó cada espacio del inmueble sin que se haya detectado nada extraño, por lo que el Comité Interno de Protección Civil ordenó al personal retornar a su labor.

El comandante de Bomberos en Hermosillo, Juan Francisco Matty Ortega, comunicó que la llamada se recibió a las 9:02 de la mañana y de inmediato se alertó a la brigada interna quien logró el desalojo en tres minutos, por lo que la labor de estas instancias se comprueba una vez más que son vitales en cualquier siniestro para evitar daños a las personas.

“Aquí nosotros por lo menos éramos ocho elementos de bomberos y eran por lo menos otras seis personas, pero la afectación se causa al ciudadano que acude a realizar algún trámite o sus problemas particulares, y este tipo de situaciones afectan en cuanto a pérdida de tiempo a gente que viene de fuera, el llamado es que seamos más serios más responsables, y evitemos este tipo de llamados en falso que lo único que provoca es la pérdida de tiempo valiosos de la gente”, detalló.

Señaló Matty Ortega que personal de Sedena, expertos en desactivar artefactos explosivos estaba ya alertado de la situación y no fue necesaria su intervención al resultar ser llamada falsa.