Es necesario conocer todas las piezas para armarlo y obtener un buen resultado, así al percibir las otras partes puedes tomar esas posiciones en el juego, de esta manera Alejandra Abascal Petterson, actriz sonorense, nos platicó de su ejercicio favorito.


Originaria de Hermosillo, a los 10 años de edad, tuvo su primer encuentro con el arte en la Casa de la Cultura, en un taller de dibujo, sin embargo, cada vez que pasaba por el salón de danza contemporánea le era inevitable no sentirse atraída.

Ingresó a los talleres libres de la Universidad de Sonora (Unison) en el programa “Iniciación en las Artes”, donde aprendió ballet y tuvo un acercamiento con el teatro.

A pesar de ello, Alejandra Abascal consideró que su primera clase de teatro fue a los 17 años de edad, con el actor Xicoténcatl Gutiérrez, cuya motivación la hizo dejar de lado su carrera por la administración de empresas y profesionalizarse en el arte escénico.

Las aulas de la división de Bellas Artes y Humanidades le mostraron que estar frente a un escenario no solo era un juego, como muchos años ella lo sintió, ya que necesitaba de una técnica, disciplina y rigor que fue aprendiendo durante el tiempo.

Así llega su primera asistencia de dirección, con la obra “Príncipe y Príncipe” que fue parte del apoyo de Teatro Escolar Sonora 2013, continuando de forma actoral con “La horma de mis zapatos”; el unipersonal: “Sigue en la línea de Junio”; “Karne”, e integrar el colectivo Matria Arte Escena.

Se topó con la producción cinematográfica, donde apoyo en una grabación en Punta Chueca, mismo ejercicio que la motivó, junto a un grupo de artistas para crear el Colectivo Sonder, a fin de apoyar a la comunidad.

Ella sabe que no siempre actuará, por eso le gusta aprender de todas las partes que contribuyen en un ejercicio escénico.

“Trato de enfocarme en hacer lo que me gusta que es la escena, dentro o fuera del teatro, el cine y la comunidad, trato de enfocarme en ellos, en la comunidad desde la Comca’ac y hacer laboratorios y llevar a escena, y a la de cine trabajar en la semana del cine mexicano en tu ciudad, colaborar con talleres que se den ahí, las charlas, tener estas distintas perspectivas me gusta”, compartió.
Agregó que espera seguir haciendo teatro, apoyando al Colectivo Sonder, así como el grupo Teatro de Karne y seguirse preparando como creadora.