En consulta con los hermosillenses sobre el tema de la legalización del aborto, estos se declararon a favor de la vida, ya que consideran que el arrebatarle la misma a alguien inocente, existiendo miles de opciones tanto para no quedar embarazada, como para una vez que se haya dado la concepción es un delito.

Tal como nos comenta Ketzel Espinoza, joven estudiante de la Universidad de Sonora, quien se opone rotundamente a este suceso, ya que lo considera de alto riesgo para la mujer sea legal o no.

“Estoy totalmente en contra de la despenalización del aborto, ya que pienso que nadie tiene el derecho de quitarle la vida otro ser y también mis principios no, simplemente no estoy a favor, además de que las mujeres corren muchísimo peligro ya sea legal o no corren peligro”, indicó.

Por otra parte, Erik Barba, trabajador, padre de dos hijos, concuerda contra la despenalización del aborto, ya que desde que es concebida la vida nadie debe tener el derecho a quitarla.

“Pues, yo estoy en contra del aborto porque, aunque no esté el bebé formado ya es una vida, desde el momento en que se empieza a formar en el vientre de la mujer y para mí no es algo que debería suceder ya que es un asesinato”, mencionó.

Por su parte, Lucero Granados Núñez, ama de casa y madre de cuatro hijos, comentó que todos tenemos derecho a la vida y si Dios concede esta, no debe existir fuerza humana que lo quite.

“En la historia nos ha demostrado que muchas personas que no fueron abortados por sus madres, han llegado a ser grandes seres humanos, grandes aportadores, todos tenemos un propósito en la vida y si Dios nos concede el derecho a la vida debemos de cumplir ese propósito que Dios nos dio, no tenemos porqué privar a nadie de la vida”, reiteró.

Al respecto, María Quijada, ama de casa, nos indicó que ella considera que existen casos en los que pueda ser permitido, pero no está de acuerdo que se legalice solo porque sí.

“En casos de una enfermedad o violación, o por algo realmente necesario puesto que hay demasiados métodos anticonceptivos, demasiada información como para que, aunque la mujer tiene derecho de hacer lo que quiera con su cuerpo, pero también los derechos de esos bebés existen, aunque no hayan nacido”, concluyó.