Aunque le compete directamente al Consejo Ciudadano del Transporte, el Gobierno del estado responde con un rotundo no, a la solicitud de aumento a la tarifa que planteó de nuevo un grupo de concesionarios de empresas de Hermosillo, Cajeme y Navojoa.

Carlos Morales Buelna, director el Transporte en la entidad, explicó que no son las condiciones económicas viables para que el usuario del servicio acepte pagar más de lo autorizado este mismo año de 9 y 8 pesos, según la condición de calidad de cada camión.

Los concesionarios también plantearon la posibilidad de regresar las concesiones al Estado, pero sin ningún tipo de deuda a lo que el funcionario estatal respondió.

“Aceptamos esa propuesta, el Estado acepta tomar la responsabilidad del servicio del transporte analizando los pasivos que tiene la empresa y haciendo mesas de trabajo para analizar que podemos enfrentar y que no, que podemos aceptar y que no”, apuntó.

Agregó Carlos Morales, que el Estado no está dispuesto a incrementar el subsidio que ya otorga a los transportistas puesto que existe un presupuesto asignado de 180 millones de pesos de parte del Congreso del Estado y es lo que se puede ejercer.

Externó que se considera que el servicio del transporte, con la tarifa autorizada vigente, es suficiente para enfrentar las necesidades sin aumentar más la misma.

Señaló que, ante el emplazamiento a huelga establecida para el próximo lunes 27 de agosto, existe la confianza de llegar a un acuerdo y evitar esa afectación para miles de usuarios; sin embargo, destacó que el Estado está preparado para utilizar sus propias herramientas y ofrecer el servicio.