Matías Ferreira soñó desde los 8 años de edad, con llegar a los grandes escenarios del mundo, inició en el teatro musical de su natal Uruguay, a escondidas de sus padres, ya que decía que iría a realizar tarea con algún compañero mientras ensayaba en la comparsa canto, baile y actuación.

Nos comentó su madre que al ser aceptado de lleno en esta caravana artística, el representante habló con ella para contar con su autorización y llegar al acuerdo de que si bajaba su desempeño escolar sería removido de esta. Sin embargo, siempre se destacó por mantener un perfecto balance entre sus obligaciones y su pasión.

Llegados los 18 años, entregó su última boleta a su madre y emprendió vuelo rumbo a Argentina persiguiendo su sueño, donde incursionó en televisión además de continuar haciendo teatro.

En su corta carrera ha trabajado en países como Inglaterra, Francia, Roma e Italia, donde además de actuar a modelado para reconocidas marcas a nivel mundial.

Tras su llegada a México e ingresar a la televisión fue uno de los escritores de esta quien lo animó a lanzarse de cantante; actualmente trabaja en su cuarto sencillo cuyo generó será el urbano, siempre ha buscado que sus letras sean más dulces y menos agresivas, pero igual de bailables que el ritmo latino que le caracteriza.

“Quiero ver cómo el público de aquí de Sonora, de Hermosillo a ver cómo reacciona a esta cuarta rola que también le tengo mucha expectativa porque es mi primer genero urbano, ósea venía con un género de pop latino, género pop, mucho romántico que era el tercer sencillo y ahora este género urbano, me gusta mucho pero lo que me gusta más de Ritma Music es que queremos hacer las letras bonitas”, mencionó.

Con 24 años y lleno de energía e ilusiones llega este jueves 30 de agosto a Hermosillo en apoyo a los jóvenes de Cobach que están recaudando fondos para asistir a su competencia en Singapur, en el SingaFest mismo que estará cerrando con un concierto en el auditorio del plantel Villa de Seris.