La Dirección General del Transporte en Sonora, entregó dos nuevas notificaciones, con notario público presente, a los concesionarios del transporte público, con el fin de cancelar las concesiones otorgadas tiempo atrás, así como revocar el contrato de arrendamiento de 76 unidades que el mismo estado entregó para un mejor servicio al usuario.

Carlos Morales Buelna, titular del Transporte en el estado, comunicó que el argumento de la empresa, que dijo que por causas de fuerza mayor o fortuitas, dejaron de prestar el servicio el pasado lunes, cuando en realidad aplicaron un paro de labores, no es acreditable ya que no comprueban en el documento que entregaron, esa situación.

“Se están defendiendo de manera legal a lo que estamos iniciando nosotros, ellos no han querido recibir los oficios que enviamos, para que entiendan que nosotros estamos en disposición de hacerlo conforme al derecho, de hacer el retiro de concesiones por un lado y anular el contrato de renta de las unidades de Sictuhsa con Femot”, dijo.

Carlos Morales, reiteró que los concesionarios ya saben que el estado llegará hasta las últimas consecuencias, por la falta de servicio que sufrieron miles de usuarios en varias poblaciones de la entidad el lunes anterior y que no se permitirá que suceda de nuevo, ni que intenten cobrar una tarifa no autorizada por la ley, publicada en el Diario Oficial, ni tampoco se permitirá que dejen de prestar el servicio, que para ellos está sustentado mediante una concesión.

Morales Buelna abundó que lo principal de estas medidas, es evitar que continúen utilizando a los usuarios e intenten orillar al estado y al Consejo Ciudadano del Transporte, a que autoricen incrementar la tarifa a 15 pesos, lo cual no se permitirá, por la afectación económica que generará a los usuarios.

A su consideración, Sictuhsa debió haber procedido con su presión ante el Consejo Ciudadano del Transporte, si lo que desean es aumentar la tarifa, pero no suspender el servicio y afectar a miles de personas como ocurrió.