El Ejército Mexicano en Hermosillo destruye cuatro mil 472 armas de grueso calibre, rifles de asalto, escopetas, metralletas, pistola, así como explosivos, cartuchos y cargadores.

Fueron armas puestas a disposición del ejercito por parte de las autoridades encargadas de la seguridad de los tres niveles de gobierno.

El Sub Teniente de la Cuarta Zona Militar, Ernesto Leyva, informó que las armas que aun estén útiles y puedan usar las fuerzas armadas serán habilitadas, las que sean de valor histórico estarán en exhibición en el museo de Sedena.

“Según en las condiciones en las que estaban fueron reutilizadas y esta son las que verdaderamente se tienen que destruir, participan las autoridades de los tres órdenes de gobierno”, expuso.

Las armas aseguradas y destruidas fueron decomisadas del año 1996 al 2005, aclaró el vocero de la Cuarta Zona Militar.

Aclaró que esta destrucción de armas no tiene relación con la campaña de despistolización, que lleva a cabo la Secretaría de Seguridad Pública.