El problema de falta de agua potable para las comunidades seris de Punta Chueca y Desemboque, que se registró casi todo el verano, se solucionó con el apoyo financiero de la Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos y Comunidades Indígenas, Cedis.

El titular de la instancia, Antonio Cruz Casas, comunicó que el desabasto se debió a que el equipo de extracción en la pequeña planta desaladora en Punta Chueca, se afectó, “el problema fuerte que tenían allí fue por la planta desaladora que tenían, que se diseñó para la cantidad de gente que tienen allí y para surtir de agua cada tercer día, está funcionando”, dijo.

Por ello, explicó, se aportaron los recursos para mejorar los equipos de extracción de la planta desaladora, lo que se logró.

En cuanto a Desemboque, Antonio Cruz, indicó que se quemó la bomba de extracción y no se tenían los recursos para comprar una nueva, por lo que se optó por gestionar recursos y con el apoyo de los tres ámbitos de gobierno, se consiguió cambiar el equipo por uno nuevo, incluida la tubería, los centros de control, por lo que esperan no haya nuevos problemas en el abastecimiento.

Externó, finalmente, que en ambas poblaciones indígenas, se inició un programa de concientización, en niños y adultos, para el cuidado del vital líquido por el bien de la misma comunidad, sobre todo porque existieron reportes de los habitantes del lugar, por desperdicio de agua.