La caravana migrante está produciendo efectos fuertes, de tipo social y económicos, pero fundamentalmente en la relación México-Estados Unidos, pues la reacción del gobierno de Donald Trump es cerrar policiaca y militarmente la frontera, y al hacerlo hay un trastorno muy fuerte en el comercio entre uno y otro lado, expresaron catedráticos de la alma mater.

Para hablar de los efectos de esta caravana de hondureños y otros centroamericanos, cuyo destino final es la frontera norte de México y solicitar asilo humanitario en Estados Unidos, Miguel Ángel Vázquez Ruiz, académico del Departamento de Economía, y Leopoldo Santos Ramírez, profesor investigador de El Colegio de Sonora, estuvieron como invitados en el Programa Economía y sociedad.

Durante la emisión, que se transmite por Radio Universidad, Santos Ramírez indicó que la caravana migrante ya llegó al muro de Trump, y dijo que existen dos percepciones hacia la caravana de hondureños y demás centroamericanos: una que tiene un amplio rechazo a ella, y en general a todos los migrantes; así como un sector que muestra apoyo, consideración y tolerancia.

Por otro lado, el maestro en Estudios México-Estados Unidos señaló que algunas repercusiones económicas son que poblaciones fronterizas se verán afectadas si disminuyen los compradores mexicanos, que ante este reforzamiento policial en la frontera se abstienen de viajar, en especial si están expuestos a los maltratos y a alguna situación de agresión por parte de los agentes aduanales.

Añadió que esto también disminuye el flujo de drogas hacia Estados Unidos, las cuales se quedan en el lado de México y crece la drogadicción. Pero el problema central, destacó, es que Estados Unidos está respondiendo con este aparato policiaco-militar que no se había visto en la frontera, y que sumado a estos grupos de vigilancia también están los rancheros, y aunque Trump dice que no se van a disparar armas de fuego, esto sí podría llegar a suceder y pasar a algo mucho más grave.

Respecto a si el mandatario estadounidense podría otorgarles este asilo humanitario, el investigador consideró esto poco probable, tomando en cuenta que de los haitianos que solicitaron el año pasado un apoyo similar la mayoría fue rechazado y se quedaron en Tijuana, “porque la política de Trump es inhumana frente a la migración”.

Estas caravanas no son nuevas, señaló, pero lo que destaca de ésta es que es autónoma, al menos no se ha comprobado apoyo de nadie, así lo han dejado claro algunos medios de comunicación muy serios. Además, el 70% son familias, no son migrantes solos. “Esto les da otra característica y la fuerza para resistir los embates que han tenido que sortear durante todo el trayecto, estamos ante un fenómeno nuevo y vendrán más porque se ha demostrado efectividad”, apuntó.

Por su parte, Miguel Ángel Vázquez resaltó que recientemente ha habido un silencio de parte del presidente Trump ante esta caravana, porque ya cumplió el objetivo de las elecciones intermedias, donde en la Cámara de Representantes ganaron los demócratas por una ventaja importante, no así el senado, que sigue siendo republicano.

“No le fue tan mal, y parte de su discurso fue detener esta caravana de maleantes, drogadictos y gente que quiere penetrar al país sin documentos y con ese discurso logró una posición cómoda para él en su gobierno y para lo que viene en los próximos años. Una vez cubierto el objetivo de las elecciones del 6 de noviembre, está atendiendo otras cosas, porque la cuestión de la migración ya la están atendiendo los policías”, mencionó el académico.

Vázquez Ruiz reconoció que Trump utilizó esa caravana como herramienta de campaña y le funcionó, al igual que cuando utilizó un discurso similar para ganar la presidencia de Estados Unidos, y que empieza su campaña para la reelección en un marco bastante cómodo para él porque la economía está ahora en una situación óptima para ese país, donde además se ha disminuido la tasa de desempleo.

“Hasta ahora se ha abstenido de enfrentarse al gobierno electo de México, pero más adelante vendrá un pronunciamiento agresivo contra los vecinos, y en cuanto a López Obrador, deberá fijar su posición respecto a la política exterior, que hasta ahora ha sido ambivalente y ha tratado de mantener la relación con Trump en buenos términos”, indicó.