• El Instituto destaca que la adicción a bebidas embriagantes puede generar daños hepáticos

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora reitera que el abuso del alcohol en las personas puede generar daños en la salud, además de provocar impactos en una familia completa.
El Jefe del Servicios de la Unidad de Medicina Familia (UMF) No. 37, José Rubén Vélez Martínez insistió que el alcoholismo ya está considerada una enfermedad y pertenece al grupo de los males ocasionados por sustancias, lo que la incluye en una adicción.
“A las primeras señales de adicción, empezar a tratarlas, ya que una persona que llega a un daño hepático es porque persistió en la adicción y por eso se debe evitar que las personas lleguen a esos puntos”, declaró.
Explicó que cuando se habla de una adicción, la persona empieza a tomar y no sabe decir que no, no puede detenerse al consumo, entonces eso impacta, ya que al día siguiente tienen que trabajar y lo hacen todavía alcoholizados, provocando un impacto en el trabajo, economía y la familia.
Esas acciones, abundó, se convierten en un círculo que lleva a la persona a quedarse sola, lo que acelera el deterioro de su salud, especialmente en hígado, seguido de cirrosis hepática.
Otros efectos son de tipo neurológico, la presentación de alucinaciones constantes, afectaciones nerviosas con dolor, seguido del síndrome de abstinencia, eso en los casos que la persona intenta dejar de consumir alcohol.
Aclaró que para que una persona supere la adicción y su daño hepático, debe entrar en una dieta completa, evitando carnes rojas, herirse, aplicarse vitaminas a diario y un alto consumo de frutas y verduras.