El Gobierno de Sonora ha apretado mucho el cinturón en estos tres años de gobierno, por la situación del Isssteson y lo seguirá haciendo con muchos nuevos sistemas de control, manifestó la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, al referirse a la difícil situación que enfrenta el organismo estatal en mención.

Dijo que desafortunadamente las pensiones de 170 mil pesos que se tienen y pagan a muchas personas, hacen muy complicada la posibilidad de soportar la cuestión económica.

“Hemos tenido que emprender acciones legales y de todo tipo para poderlo sacar adelante, pero se van a tener que tomar medidas más drásticas en este sentido, porque no queremos que nos suceda lo que ya sucedió en Ixtacali”, dijo.

Agregó la mandataria estatal que son muchos temas los que se están revisando, incluso, dijo, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, se analizan esas cuestiones, con la esperanza de que haya resultados que resulten como un gran alivio para la institución.

Sin embargo, dijo la gobernadora de Sonora que con esos no es bastante para salir a flote, porque los problemas financieros se vienen arrastrando desde hace mucho tiempo y como en todo el país, el tema de las pensiones se ha venido complicando para la institución.

En otro tema, manifestó que pretende trabajar de la mano con la nueva Fiscal de Justicia del Estado, Claudia Indira Contreras, para construir de manera conjunta y rescatando la autonomía de la dependencia, como lo aplica la ley, aunque bien coordinados como debe de ser con el gobierno federal, con el Ejército, la Marina, Seguridad Pública y otras instancias que estará implementando el gobierno federal.