Pese a que este año el Registro Civil de Sonora ejercerá un presupuesto menor al del 2018, el programa operativo incluye acudir a colonias y comunidades donde se registran problemas para acercarse a las oficinas centrales y atender a la población más vulnerable, comunicó el director de la instancia, Ulises Cristópulos Ríos.

Mencionó que la reducción presupuestal será de casi 5 millones, ya que el año anterior se gastó 12 millones y ahora se aprobó 7 millones, “no hubo recorte de personal, pero si personas jubiladas o pensionadas, su plaza ya no se asigna a nadie, para contribuir al programa de ajuste y austeridad al que ha convocado la gobernadora”, indicó.

Ulises Cristópulos manifestó que este año no habrá, por decisión de la gobernadora Claudia Pavlovich ajuste o aumento a los servicios que se ofrecen, ni siquiera en el porcentaje que contempla la inflación como siempre se activa en el sector gubernamental.

Dijo que se proyecta mantener en buen estado las instalaciones de las 140 oficialías que existen en la entidad, pese a la dificultad financiera, “nuestra dirección, destacó, cuenta con el personal adecuado para continuar ofreciendo servidos muy sensibles a la población, como lo es otorgar actas de nacimiento, de matrimonio y de defunciones, entre otros”.

La dirección general optó, ante este esquema austero que prevalece en el Gobierno de Sonora, aplicar ajustes fuertes en el gasto corriente, como lo es papelería, gasolina, viáticos, energía eléctrica, telefonía y demás, sin dejar de ser una administración cercana a la gente.