La Contraloría General del Estado reporta que se continúa trabajando en las 123 observaciones que restan de la Cuenta Pública 2017, ninguna de las cuales registra desviación de recursos públicos, ni daño patrimonial.

 

El contralor Miguel Ángel Murillo Aispuro, explicó que son  irregularidades administrativas lo que falta solventar, a través del Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización, ISAF, que se encarga de turnar a las instancias que considera deben intervenir, “primero el tribunal de justicia administrativa, la Fiscalía Anticorrupción  y la Contraloría a efecto de sancionar las faltas no graves”, dijo.

 

Destacó el contralor Murillo que al terminar la revisión de la Cuenta Pública 2017 surgieron 305 observaciones, cifra histórica para Sonora, de las cuales ya se aclararon más de la mitad.

 

Explicó, sin embargo, que al haber ya cerrado el tiempo de solventación, las observaciones en mención tendrán como efecto una sanción a quien corresponda, de acuerdo al criterio del ISAF, que puede ser desde una amonestación, apercibimiento, hasta las más fuertes que son multas y otros correctivos, con la idea de que no ocurra de nuevo esa falta administrativa.