De niño sabio de su personalidad, observaba lo que le rodeaba en los barrios de El Jito y las Pilas, y ponía sobre la mesa aquello que contemplaba al final del día.

Carlos Sánchez, originario de Hermosillo, tuvo la suerte de emplearse desde joven al vender periódicos, lavar carros o calzado, no se imaginó que se convertiría en un escritor autodidacta.

Vivió un mundo distinto al actual, corrió detrás de una pelota a un lado del río, observó beisbolistas jugar, lo describió como una vida sin mayor riesgo por la que cree es resultado de escribir sus observaciones en forma de crónicas.

A los 23 años dejó su oficio de carrocero, cambio sus herramientas por una pluma y se puso a leer, poco a poco surgieron las publicaciones como “Hazlo por mi corazón”, “De efe” o “Desierto danza”.

“Cada una ha sido un motivo para la pasión, cada una ha tenido un argumento, cada párrafo que he escrito ha sido una búsqueda que quiero exponer, hay varios libros, pero si se refieren a uno dirían que soy el autor de “Matar”, pero hay otros y creo que uno nunca deja de explorar, ahora estoy haciendo dramaturgia, me gusta mucho ese encuentro con influencia de Abigael Bohórquez”, apuntó.

“En el mar de tu nombre” lo consideró como el libro que abrió sus horizontes como escritor, ya que surgió en un momento de dolor profundo y personal, con el que ganó el Concurso Libro Sonorense en 2012.

Mencionó que lo importante es que el ser humano manifieste su pensamiento y esta ilusionado de que los libros circulen en cualquier formato, pues el arte es la herramienta óptima para construir la sociedad.