IMSS SONORA RESALTA ATENCIONES A PACIENTES CON CÁNCER INFANTIL

 

 

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora resalta, en el Día Mundial del Cáncer Infantil que se conmemora el 15 de febrero, las atenciones brindadas por especialistas y que permiten que gran parte del 73 por ciento de los menores detectados en sus hospitales, resulten en casos de éxito.

 

El oncólogo pediatra del Hospital de Ginecopediatría (HGP) en Hermosillo, José Benjamín Arroyo Acosta, adelantó que la buena noticia es que en Sonora siete de cada 10 niños que son diagnosticados con cáncer, aspiran a la curación, ya que presentan una fisiología diferente a los tumores de adultos.

 

“Recientemente hicimos una revisión del 2010 al 2017 y en este grupo de pacientes que atendimos en el Hospital de Ginecopediatría los resultados es que tenemos el 73 por ciento de pacientes vivos, siempre aspiramos a lograr el mayor número curados de cáncer”, dijo y agregó que, en un año en Sonora, dentro de todo el Sector Salud, se diagnostican alrededor de 250-300 niños con cáncer.

 

Resaltó que existe una atención integral por un equipo calificado, entrenados en atención a los pacientes, ya que lo fundamental es tener un diagnóstico temprano con especialistas distribuidos en los hospitales de Nogales, Hermosillo y Ciudad Obregón.

 

“Hemos empezado a regionalizar la atención, de manera que sea un beneficio para el derechohabiente en el sentido de disminuir los traslados, sea una atención en su localidad, dado que esas son enfermedades que requieren de tratamientos prolongados”, expresó Arroyo Acosta.

El encargado de la Unidad de Oncología Pediátrica recordó que las enfermedades más frecuentes que ven en menores con cáncer son, leucemia, tumores de cerebro, tumores que se originan en ganglios linfáticos o linfomas y los que se originan en las partes blandas o músculos, seguido de los huesos.

 

Para evitarlas, instó a los padres de familia a ofrecer una adecuada nutrición, tener actividades físicas, evitar el sedentarismo, pero sobre todo el tener un diagnóstico temprano al detectar palidez en la piel (más amarilla), más sueño, agitación, calentura, crecimiento de ganglios en cuello, detrás de orejas o axilas, dolores en articulaciones, sangrado en fosas nasales, boca, encías y piel.

 

“Nuestro objetivo es llevar a la curación al mayor número posible de niños y es un proceso difícil, porque son enfermedades largas, complejas, difíciles y costosas, sin embargo, es altamente motivante”, admitió y destacó el trabajo en equipo de Infectología, intensivistas, Radiooncología, cirujanos, Neurocirugía, Ortopedia, enfermería, Nutriología, Psicología, trabajo social, laboratorio, voluntariado y en algunos casos las Organizaciones No Gubernamentales.

 

El especialista del Seguro Social aclaró que una vez que se culminan los tratamientos de quimioterapia, cirugía, radioterapia y se da el alta hospitalaria, se debe cumplir con una vigilancia de cinco años del paciente, para entonces afirmar que son sobrevivientes del cáncer infantil y está estadísticamente curado.

 

Arroyo Acosta admitió que hay grupos de edad importantes de cáncer infantil, el primero de dos a seis años, seguido de 8 a 12 y 14 años, pero también se suman adolescentes y adultos jóvenes, que comprende el rango de los 14-18 a 21 años.