El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora informa que la obesidad en
personas en edad laboral puede disminuir hasta el 50 por ciento su productividad y para
evitar tales pérdidas se pueden implementar “Pausa para la Salud”.

La especialista en Salud en el Trabajo de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 37 en
Hermosillo, Gabriela Araiza Alcántara, dijo que la obesidad en el trabajo es sinónimo de
enfermedades no transmisibles, que representan el 70 por ciento de los fallecimientos.

“Existen estrategias que se recomiendan en cualquier grado o cualquier tipo de actividad
laboral y son pausas que pueden estar realizando cada hora o dos horas y son ejercicios que
se pueden realizar dentro de una oficina, al aire libre o hasta en una misma línea de
producción”, declaró.

La trabajadora del Seguro Social insistió que es muy importante que la empresa tenga ese
tipo de campañas que duran de cinco a 10 minutos con estiramiento de brazos, tórax, pelvis,
tronco, columna, caminar un poco y una buena preparación para tener la alimentación y las
adecuadas estrategias para motivar a sus trabajadores a tener una mejor salud.

“Una mala alimentación va a tener en la empresa una disminución hasta de un 20 por
ciento en la productividad y a nivel personal o del trabajador, hasta un 50 por ciento en
cuanto a su productividad”, afirmó.

La especialista resaltó que de no hacerlo se podrían disparar los problemas de hipertensión,
que después llevan a infartos al miocardio, derrames cerebrales y complicaciones
circulatorias, sin olvidar que el sobrepeso también provoca lesiones en rodillas, tobillos,
cadera y columna lumbar.

Detalló que el aumento de grasa corporal hace que se distribuya en diferentes órganos y al
momento de dormir se detona la apnea de sueño, lo que obstruye la entrada o salida del
aire y limita la calidad de sueño afectando la parte laboral al presentar somnolencia,
distracción y accidentes de trabajo.