La medida de suspender clases durante lunes y martes en las escuelas de educación básica de municipios como Nogales, Ímuris y Santa Cruz, obedeció a que las condiciones climáticas extremas impedían el normal funcionamiento de los planteles, además se aprovechó para valorar la situación en que se encuentran las instalaciones, aseguró el secretario de Educación y Cultura de la entidad, Víctor Guerrero González.

“A efecto de que podamos realizar una valoración de nuestras instalaciones educativas, nuestra infraestructura. Cabe aclarar que esta suspensión es exclusivamente para los alumnos, estamos convocando a los maestros, a todas las autoridades educativas de la región para que nos auxilien revisando nuestras instalaciones educativas”, declaró.

Explicó que este tipo de medidas que toman las autoridades educativas de la entidad, es para ofrecer la garantía de que los alumnos y toda la comunidad escolar, estarán en un ambiente seguro.

Guerrero González, expuso que en los municipios en donde se registraron nevadas como es donde más atención se está prestando para evitar que las instalaciones sufran de algún daño producto de la nieve que cayó.