Debido a que cerca de 300 mil tomas entre domésticas y comerciales que se ubican al norte de Hermosillo, sufren problemas de baja presión, es que autoridades municipales buscarán recursos del gobierno federal y destinarlos a obras que regularicen esa situación en lo particular, afirmó Victoria Olavarrieta Carmona.

La directora de Agua de Hermosillo, argumentó debido a esa situación particular que durante años han padecido miles de habitantes del norte de la capital de Sonora, tendrán reuniones con autoridades de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y puedan destinar un recurso de 500 millones de pesos para un proyecto de redistribución de la red.

“El planteamiento que le haremos a Conagua no es el Ramal Norte sino llevar agua a la zona del norte de Hermosillo pero no del Acueducto Independencia, es decir, no extraer más agua del acueducto sino distribuirla mejor. Ahí podemos llegar de dos maneras, con una parte del agua del sur del acueducto o con agua del Molinito”, especificó.

La titular del organismo operador del Agua en Hermosillo, detalló que esas 300 mil tomas que hay en el norte de la ciudad, requieren un sistema que les permita tener un mejor abasto de agua potable y por eso se buscará que la federación contribuya con los recursos para ello.

Finalmente afirmó, que el Ayuntamiento en turno no le dará seguimiento al proyecto denominado Ramal norte, ya que presenta problemas con los permisos de impacto ambiental y en el caso de rescatar algo de esa obra solo sería su tubería que aún tiene la calidad para reusarse.