En el marco del Día Mundial del Glaucoma, la Delegación en Sonora del Instituto Mexicano
del Seguro Social (IMSS), advierte un incremento en casos de esta enfermedad en
personas en edad productiva, sin embargo, es importante acudir a valoración en caso de
contar con antecedentes del padecimiento, o bien, a partir de los 40 años de edad.

El oftalmólogo de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE), Alejandro Vargas Luna,
explicó que esta enfermedad conduce al daño progresivo del nervio óptico y es
hereditaria, además, una vez que presenta síntomas es porque años atrás el paciente ya la
padecía y el daño que tiene puede ser hasta de un 60 por ciento, el cual es irreversible.

“La persona que acude a consulta por este motivo lo hace cuando la enfermedad causa
estragos en su visión, lo lamentable es que la estadística en nuestro estado incluye, cada
vez más, a personas jóvenes y en edad productiva”, enfatizó el especialista.

Afirmó que el ojo rojo o ver aros de luz podría ser un indicador de la enfermedad que
representa la primera causa de ceguera en México, y se debe poner especial atención si
algún familiar padece o padeció este mal, sin dejar de mencionar enfermedades como
diabetes o haberse realizado una cirugía ocular.

El oftalmólogo destacó que el tratamiento especializado que brinda el Instituto a
pacientes con Glaucoma, permite que tengan una mayor calidad visual y si los estudios
muestran que en 10 años quedaría con pérdida total de la vista, con el tratamiento podría
extenderse hasta 40 años.

Por último, precisó que de cada diez personas con el padecimiento solo una cuenta con el
diagnóstico, por eso es necesario acudir regularmente con el médico para evitar
complicaciones irreversibles en su campo visual.