Comunicado de Prensa
No. 0319175
Inicia Salud Sonora vigilancia epidemiológica de la temporada de calor

Hermosillo, Sonora, marzo 28 de 2019.- Para prevenir y vigilar afectaciones en la salud debido a las altas temperaturas, en la temporada de calor en Sonora, la Secretaría de Salud realizará la vigilancia epidemiológica, que concluirá el próximo 6 de octubre.

Gerardo Álvarez Hernández, director general de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades, detalló que a partir de la semana epidemiológica número 12, que abarca del 17 al 23 de marzo, inició la vigilancia epidemiológica de padecimientos relacionados a la temporada de calor, que termina en la semana número 40.

“La principal recomendación de la Secretaría de Salud es acudir de inmediato a la unidad de salud más próxima para ser valorado, ante cualquier signo y síntoma que refiera a algún padecimiento relacionado a las altas temperaturas”, manifestó el funcionario estatal.

Agregó que para evitar padecimientos relacionados a las altas temperaturas como defunciones causadas por golpes de calor, deshidratación, insolación y quemadura solar, así como cólera y enfermedades diarreicas agudas, se debe evitar exponerse al sol entre las 11:00 y las 17:00 horas, tomar agua limpia y hervida en abundancia, evitar tomar demasiado café, líquidos azucarados, refrescos o bebidas alcohólicas.

Así mismo, recomendó de preferencia utilizar sombrilla o sombreros para proteger la cara y el cuerpo del Sol, vestir ropa ligera y colores claros, utilizar bloqueadores solares para prevenir cáncer de piel y otras lesiones.

“Los trabajos al aire libre deben de realizarse en las primeras horas de la mañana o por la tarde, cerrar las ventanas con persianas, cortinas o telas, para disminuir el calor dentro de la casa y sobre todo, no se debe permanecer dentro de un vehículo estacionado o cerrado, ni dejar alguna mascota”, enfatizó.

Entre los síntomas más importantes que pueden indicar que una persona está sufriendo eventos adversos por exponerse a calor ambiental, indicó, se incluyen los mareos, sudoración excesiva al principio, después, falta de sudor, enrojecimiento y sequedad de la piel.

También, comentó, se puede presentar fiebre con temperatura desde los 39 a los 49 grados centígrados, comportamiento inadecuado, ejemplo: comenzar a quitarse la ropa sin importar el lugar, como consecuencia de deterioro neurológico; aceleración del ritmo cardíaco, con latido del corazón débil, dolor de cabeza, así como crisis convulsivas.

“Los signos de alarma que requieren atención médica inmediata son confusión o pérdida del conocimiento, piel que se siente caliente y seca, pero no sudorosa, vómitos frecuentes y falta de aire o problemas para respirar”, concluyó.