Con la temporada de calor fuerte, llegan a Hermosillo y otras poblaciones, las pitayas, fruto exótico de los cactus sonorenses, que se da en un periodo corto de tiempo, antes del arribo de lluvias.

El Mercado Municipal de Hermosillo, es el lugar indicado y ya muy identificado por la población, para la venta de ese exquisito fruto, que se comparte con la fauna animal, como los pájaros y algunas serpientes típicas del desierto y campiña sonorense.

Este año ha sido hasta el momento diferente, ya que la producción de pitaya es mínima y ahora solo llegan al Mercado Municipal dos o tres personas a vender y con tan solo una cubeta cada uno, es decir, aproximadamente 120 unidades del fruto, las cuales se venden en menos de 5 minutos a un costo, según el vendedor hasta de 9 pesos cada una.

La señora Alicia Casillas, originaria de Carbó, señalo que los “pitayeros” son los que salen a las 3:00 de la mañana al campo, en busca de los cactus, con resultados hasta ahora mínimos, pero con la esperanza de que en los próximos días, revienten por cientos y la venta sea más atractiva.

Mientras concedía la entrevista, la venta de su cubeta se agotó, sin que haya sido una molestia o impedimento a los usuarios, tomar las pitayas, algunas aun con espinas, porque no dio el tiempo necesario para su limpieza.

La señora Casillas, a diferencia de otro vendedor contiguo que las tenía a 9 pesos, ofreció el fruto a 7, igual a lo del año anterior y explicó que ella compra las pitayas a los que van en la madrugada a cortarlas, y se encarga de venir a la ciudad para su venta.

La venta de las pitayas inició a principios de esta semana, sin que se haya incrementado la cifra diaria, por lo que la ganancia hasta ahora es mínima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here